18 Oct

Namibia, capítulo 4: Kalahari desde abajo

Nos quedaban dos días en Waterberg, y la excursión más importante, la que nos llevaba al desierto y en la que veíamos bichos. Pero eso sería por la tarde, así que por la mañana hicimos una excursión por la parte baja de la reserva, recorriendo un sendero que conectaba nuestro camping (el Anderson Campsite) con el manantial que hacía que el interior de la herradura fuera un vergel en medio del desierto.

_MG_5776

_MG_5777
El sendero discurría por el monte entre árboles que no estaban del todo secos, como en el resto de sitios, para al final desembocar en la zona del manantial, donde había una fuente de agua inesperada, rodeada de hierba, berros y tréboles, y todos los árboles eran grandes y verdes, e incluso había un río, algo muy raro de ver en temporada seca en Namibia. Parecía que estábamos de vuelta en algún parque natural europeo, pero los árboles, enormes y retorcidos nos recordaban que seguíamos en latitudes tropicales.

_MG_5778 _MG_5783

De vuelta paramos de nuevo en el camping caro para hacer uso del wifi, y nos fuimos a nuestro campsite a comer, echar una pequeña siestita con el sonido de las cigarras, y esperar a que vinieran a buscarnos para hacer la excursión estrella de nuestra visita a Waterberg.

_MG_5785

A eso de las 5, cuando empezaba a calentar un poco menos, un jeep enorme apareció en la estrechita carretera del camping y aparcó justo delante de nuestra plaza. El tipo que lo conducía parecía bastante simpático. Éramos los primeros, pero luego fuimos pasando por los otros campings recogiendo a otros europeos (franceses y alemanes mayormente) que nos acompañarían al encuentro de los rinocerontes por toda la extensión de la granja, que no era poca.

_MG_5673

Poco después de salir ya nos topamos con las primeras jirafas, que parecen como algo más normal de ver, pero cuando ves montones de ellas y a un par de metros de tu jeep la cosa impresiona un poco más. Nos enseñaron a diferenciarlas machos de hembras por las antenitas que tienen pero cualquiera se acuerda._MG_5675 _MG_5677 _MG_5680 _MG_5682

Lo que sí recordamos es que cuanto más oscuro era el color de las manchas más viejas eran, así que se podían distinguir fácilmente las jovencitas de los vejestorios._MG_5684 _MG_5750

Ya sin jirafas y sin bichos enormes, el paisaje era muy llamativo, con muchos pajaricos, roedores de diversos tamaños y árboles en posiciones imposibles a los que no les quedaban hojas porque las jirafas son muy voraces. De todas formas, la joya de la corona eran los rinocerontes blancos, que son una especie escasísima, y en la granja tenían 3, dos hembras y un macho, algo que hacía que tuvieran que vigilar fuertemente la granja contra los furtivos, que por lo que comentaban eran mayoritariamente chinos en busca de cuernos de vigor (un estilo al capítulo de Futurama en el que los omicronianos quieren el “cuerno inferior” de Fry, pero con malditos chinos y especies en peligro de extinción). _MG_5748

La movida es que la granja tenía un buen porrón de hectáreas y los rinocerontes son bastante huidizos, así que a pesar de que pagas la excursión porque el guía supuestamente sabe encontrarlos, hay posibilidades (avisadas en un disclaimer) de que no veas un solo rinoceronte. Pero nosotros tuvimos bastante suerte, y media hora después de salir, el guía recibió algún tipo de chivatazo por radio y pegó un volantazo.

Parece ser que otro guía había detectado a las dos rinocerontas echándose una siesta entre unos matojos, y si íbamos muy despacico podíamos verlas. Inquietantemente, nos bajamos del jeep, y fuimos tras el guía, siempre intentando estar en contra del viento, y metiéndonos en el sotobosque del kalahari hasta verlas allí. Enormes, mucho más de lo esperado y mirándonos, mientras algunos franceses que iban en la expedición ponían de los nervios al guía intentando acercarse más de la cuenta.

_MG_5701_MG_5723

En seguida echaron a andar y el guía nos dijo que podíamos seguirlas siempre que fuéramos opuestos al vector del viento y a una distancia prudencial.

_MG_5707

También nos contó el motivo de llamarlos rinocerontes blancos, que no sé hasta qué punto es cierto, pero sonaba razonablemente creíble. Resulta que hay dos especies en África, los negros y los blancos. Los negros son bastante más pequeños y tienen el morro más en punta, mientras que los blancos, a parte de enormes, tienen el morro ancho, con lo que los primeros colonos que le dieron un nombre en holandés les llamaban widje, ancho. Pero ese widje acabó degenerando en white  cuando los colonos británicos entraron en Sudáfrica. Y al final se quedó con rinoceronte blanco. Tanto los blancos como los negros son en realidad bastante grises. _MG_5693

_MG_5691 _MG_5690 _MG_5687

Después del encuentro con las rinocerontas estuvimos un rato más dando un garbeo en el jeep hasta que paramos delante de una explanada en la que había cienes de bichos, sobre todo roedores, kudus, ñus, pájaros, y muchos otros. La idea era ver el atardecer sobre la explanada con unas cervezas y refrescos que había en una neverita secreta en el jeep, que iban a entrar como dios porque estábamos todos con la boca ultraseca. Pero cuando estábamos tranquilamente viendo a los bichos, a nuestra espalda apareció un bicharraco, a escasos metros y mirándonos fijamente. El rinoceronte macho estaba ahí. El guía, visibilemente preocupado, nos dijo que nos ocultáramos detrás el coche (las escalas no estaban puestas para volver a montarse), y empezó a retarle dando golpes al coche para que se fuera._MG_5758

_MG_5741_MG_5738_MG_5732

Pero el rinoceronte no parecía muy agresivo, era un tipo tranquilo que nos observó un rato, dio unos cuantos pisotones levantando arena y luego se piró por donde había venido.

_MG_5768 _MG_5770

La excursión triunfó muchísimo, y cuando volvimos estábamos destruidos del calor y las emociones, así que tras una cena ligera, a las 8 estábamos ya sumidos en la oscuridad y nos fuimos a la tienda a ver una peli.

14 Oct

Namibia, capítulo 3: Kalahari desde arriba

En nuestro segundo día en Waterberg teníamos una excursión contratada, ya que al ser una reserva privada sólo podías hacer excursiones con los tipos de la reserva, no con tu coche (que de cualquier manera no habría sido demasiado fiable, dadas las circunstancias). Por la mañana íbamos al plateau, la meseta. Como contaba anteriormente, Waterberg es una especie de oasis metido dentro de una herradura, que es una elevación con forma de V que rodea a la fuente de agua. La elevación es plana en su parte más alta y es conocida como el plateau, o meseta, y en ella guardan algunos de sus animales más preciados (para hacerlos más inaccesibles a los furtivos), como algún rinoceronte negro y algunos búfalos cafre.

_MG_5637

A primera hora salimos hacia el centro de reservas y nos recogió un guía junto con un grupo de alemanes tipo mayorquín y un par de parejas de viejos. Empezamos el muy vertical ascenso al plateau por las paredes de roca y poco más de 40 minutos después estábamos en lo más alto, con buenas vistas por un lado del interior de la herradura, y por otro, del desierto de Kalahari que se extendía kilómetros y kilómetros hasta llegar a Botswana._MG_5639 _MG_5642 _MG_5649

El desierto no está desierto, si no poblado por una capa de arbustos que en esta época del año (final de la temporada seca) estaban completamente grises. De ahí el nombre de los moradores de estas tierras, bosquimanos, o bushmen en inglés, literalmente hombres de los arbustos. Son ésos que salían en la peli de Los Dioses deben estar locos, y que hablan con chasquidos. Días después conoceríamos a uno de ellos y veríamos como efectivamente tenían ese extraño lenguaje. _MG_5653 _MG_5655

40 grados. El guía vistiendo pantalón largo, camisa de las gordas de manga larga, y chaleco de tela de polar. No sudaba

40 grados. El guía vistiendo pantalón largo, camisa de las gordas de manga larga, y chaleco de tela de polar. No sudaba

Arriba del plateau, más allá de las vistas del desierto, las fotos de todo el mundo, y las explicaciones del guía sobre los bosquimanos, los aceites que fabrican con las plantitas locales, y demás, pues no vimos ningún bicho llamativo. _MG_5664

Al final, y casi indistinguible entre los arbustos, nos encontramos con uno de los búfalos que vivían aquí. Era un bicharraco enorme (es uno de los big 5, junto con leopardo, elefante, rinoceronte y león). Molaba verlo de cerca, pero lo que no molaba tanto era ver al guía bastante angustiado, diciéndonos que estuviéramos en silencio y llamando por radio para decir que mientras el búfalo estuviera allí no podíamos bajar.

Al final el búfalo se movió un poco y lo fuimos bordeando con extremo cuidado (los alemanes escandalosos no tanto, se acercaban peligrosamente para echar fotos, algo que sí hizo sudar al guía). Pero al final conseguimos bajar del plateau para mudarnos a nuestro nuevo campamento (ya que alguien la habia liado con las reservas y teníamos que cambiar a otra zona de acampada para las otras noches).

_MG_5666 _MG_5668

Allí comimos y fuimos a visitar por la tarde, andando, con toda la solana, al campamento principal del Waterberg, la Wilderness Lodge, que tenía las chozas de mayor nivel para la gente que venía con pasta. Estaba completamente vacío, así que estuvimos un buen rato en la cafetería usando el wifi, el único momento de toda la visita a Waterberg en el que realmente tuvimos acceso a internet. Bajo el sol abrasador volvimos a nuestro nuevo campsite, y estuvimos pasando el resto de las horas infernales del día en la charca de agua helada, bañándonos y leyendo un poco. Cuando refrescó un poco volvimos a subir al campsite de arriba, al que habíamos ido por la mañana para hacer la excursión, y allí nos tomamos unas cervezas y contratamos la excursión del día siguiente.

Nos anocheció bastante rápido así que nos volvimos a nuestro nuevo camping a cenar, esta noche sin criaturas del infierno, y a cambio con una hoguerita super chachi que hicimos, en la que no asamos nada de carne, pero nos daba calorcito y luz.

10 Oct

Namibia, capítulo 2: Memorias de Waterberg

IMG-20160922-WA0002

Llevábamos ya dos días en Namibia y estábamos empezando a pasar el mal trago del alquiler de coches. Nos levantamos recargados después de dormir en aquellas camas, que aunque estaban dentro de una tienda de campaña, no les faltaba lujo y comodidad. Teníamos la compra hecha, el depósito lleno y todo el kit de acampada en el maletero, así que salimos hacia nuestro primer destino: Waterberg.

Que vas al revés!!

Que vas al revés!!

Al principio fue un poco raro por lo de conducir por la izquierda, pero en Namibia las carreteras (cuando son carretera) son anchas, y con rectas largas, así que no tardamos mucho en estar adelantando largas filas de camiones con comodidad, sin jugárnosla mucho. El Corolla andaba bastante bien, pusimos nuestro cd de podcasts y empezamos a echar kilómetros. Todo parecía estar muy bien, incluso llegué a preguntarme por qué diablos la gente alquila todoterrenos para ir por Namibia, cuando las carreteras son tan buenas, y los todoterrenos tan caros. Aproximadamente en ese momento tuvimos que entrar en la D2512, el último tramo de unos 25 kilómetros hasta la reserva natural. Cuando llegamos y vi el terreno entré confiado, pero no tardé en darme cuenta de que o íbamos muy despacio o el Corolla iba a explotar. La “carretera” era un camino de polvo y gravilla lleno de socavones, piedras prominentes, y zonas extrañamente estriadas que no permitía que avanzáramos a más de 20km/h. Lo peor eran las zonas estriadas, como si alguien hubiera pasado un peine gigante por la carretra, transversalmente. Eran lo peor porque no se veían hasta que estabas encima. Y solía pasar que ibas super rápido (a 40 o 45, en plan sobrao), y llegabas a una de esas zonas y el coche entero parecía que iba a reventar, el capó saltaba, la columna de dirección temblaba como en un terremoto y tenía que poner el coche a la velocidad mínima posible para atravesar la zona. Incontables todoterrenos nos adelantaron mientras recorrimos este tramo de 25 kilómetros en hora y media. Y yo pensé que ojalá no tuviéramos que meternos en una carretera así ninguna vez más, porque el coche no lo iba a aguantar. Al fin y al cabo era una D. En Namibia, las mejores carreteras son las A. Las B están muy bien y las C son comarcales. Habíamos venido hasta esta D por una C que estaba muy bien, y cuando miré el mapa para ver otros recorridos que teníamos que hacer durante el viaje, sólo había Cs, como poco. Así que pensé que cuando nos fuéramos de Waterberg sería la última vez que iríamos por una carretera infernal. Pero de momento tocaba sufrir en la D2512. Al cruzar la valla del parque fue peor, la carretera dejaba de ser de grava y socavones para ser de fina arena roja. El coche perdía tracción cada dos por tres y en una pequeña cuesta casi nos quedamos sin poder subir porque no agarraba. Llegamos a venir en temporada de lluvias y nos habrían tenido que sacar de allí.

_MG_5626

_MG_5620

Al final, entre sudores, llegamos a una casetilla que no era el centro de visitantes pero había una señora que nos miró en el mapa y nos dijo que nos teníamos que quedar allí, ya que era una de las zonas designadas de acampada y nos tocaba allí. Como habíamos cogido todo a última hora ibamos a dormir 3 noches en Waterberg, y cada noche en una zona de acampada diferente.  Waterberg es una especie de oasis en el enorme desierto de Kalahari. En la extensísima planicie, hay de pronto una formación montañosa con forma de herradura en cuyo centro hay un pequeño arroyo, de una fuente de agua natural. Todo el interior de la herradura es verde y florido y la parte exterior es desierto con arbustos (en donde viven, o más bien vivían, los bosquimanos). A pesar de ser un oasis, y tener vegetación muy densa, estábamos en la parte más exterior de la herradura donde el arroyo ya estaba seco, y en el final de la temporada seca (llevaba muchos meses sin llover nada), así que básicamente todos los árboles estaban secos y en general el paisaje era una mezcla de azul del cielo, rojo del suelo y gris de la vegetación. Eran las 3 de la tarde y el calor era implacable, pero aún así, dejamos montada la tienda en nuestra parcelilla con parrilla y mesa. La parcela estaba muy bien, y la tienda era extremadamente fácil de montar (por suerte, ya que en otro caso habríamos muerto deshidratados).

IMG-20160924-WA0000

Después salimos andando hacia el centro de visitantes, que estaba a un kilómetro y hacía algo de calor, pero andar era más seguro que el coche. Allí no había ni cristo y estuvimos un buen rato para conseguir pagar y formalizar nuestra estancia, y sobre todo para contratar las excursiones que íbamos a hacer los siguientes días. Waterberg en cualquier país de Europa sería un parque natural mantenido por el estado, pero en la África ex-colonial era una granja privada en la que algún tipo de europeo con pasado siniestro había comprado incontables acres de terreno y había montado una reserva privada con bichos de diferentes tipos, para vivir, y para alojar a otros europeos y sacar pasta. Modelo Memorias de África, pero con éxito en vez de fracaso y animales en vez de café. Al ser privada, la mantenían con bastante gusto, pero también hacían lo que les salía del moño con sus animales. Que en este caso era para bien, ya que tenían tres rinocerontes blancos, un tipo de rinoceronte escasísimo y en grave peligro de extinción, a los que protegían como el bien comercial que son, frente a la probable incapacidad del estado de protegerlos. Así que para los bichos era algo bueno que unos burgueses alemanes hubieran tomado el control. Para los bosquimanos y namibios en general, ya tal. Como el calor era abrumador y era ya por la tarde, no pudimos planificar ninguna excursión para el día de la llegada, así que decidimos planificarnos la tarde nosotros: piscina, cuando bajara el calor, excursión por un trekking que había cerca del camping, y cuando empezara a irse el sol, cerveza en el centro de visitantes 2.

_MG_5615

La piscina no era mucho más que una poza redonda de 4 metros de diámetro. Las había en TODOS los campings y si la hubiera visto desde aquí antes de ir a Namibia habría pensado que vaya castaña de piscina. Pero con 50 grados y ni una sombra, aquella piscina de agua HELADA era el auténtico paraíso, y agradecimos infinito que en cada camping hubiera una. Básicamente entre las 3 y las 5.30 de la tarde era mejor disponer de un lugar fresco o morir. Íbamos con librito y allí entre remojón y remojón se aliviaba el calor infame, y se podía leer algo.

_MG_5636

_MG_5623

A eso de las 5.30 el sol empezaba a caer y nos fuimos a hacer un trekking por una ruta que salía de la herradura para entrar en el desierto. Allí vimos nuestros primeros termiteros, un montón de pájaros y un atardecer rojo y abrasador. Después, subimos al camping de arriba. La reserva tenía el centro de visitantes en medio de la herradura, pero había un camping al principio (el nuestro), otro camping en un montículo cercano, con bungalows y lodges de ultra lujo (unaffordable para nosotros), otro camping en el interior de un bosque y un cuarto alojamiento más caro aún que ya era un hotel, en el cogollo de la herradura, donde nacía el arroyo y donde se concentraba toda la vegetación aún verde. Este último hotel era lógicamente lo más caro posible y no lo vimos hasta el tercer día. Pues el elevado, que tenía unas vistas increíbles sobre el Kalahari, y desde el que se llegaba a ver Botswana, estaba completamente vacío y tenía un gran restaurante donde nos sacamos unas cervezas para tomarlas junto a una especie de roedores gigantes que llenaban los árboles cercanos. Nos duraron muy poco, después de todo el día en el secano absoluto, y para las 7 estábamos volviendo a la tienda ya que estaba a unos dos kilómetros y teníamos que llegar antes de que se hiciera completamente de noche.

IMG-20160924-WA0001

_MG_5629

IMG-20160924-WA0002

Nuestra primera cena en el camping fue un poco caótica, ya que aún no teníamos controlado dónde estaba cada cosa, y cómo usarlas eficientemente. Al menos teníamos una especie de encimera, y una mesa y unas sillas de hormigón, algo que aunque nos parecía muy básico, terminaríamos echando de menos, ya que a partir de Waterberg, cada camping que fuéramos sería un poco peor que el anterior. La cena estuvo amenizada por unos simpáticos solífugos, una especie de criatura del infierno que vi de refilón a la escasa luz del farolillo que teníamos. Cuando lo seguí con la linterna descubrí que en el muro había una grieta donde se ocultaban varias decenas más, una pequeña grey de las tinieblas, algo que me hizo comer con los pies subidos al banquito (como si no fueran capaces de trepar al banquito). La cosa es que eran  inofensivos (creo), pero daban bastante cosica, amén de estar muy cerca de la entrada a la tienda de campaña. Después de un rato se me olvidó y nos centramos en observar la vía Láctea, desde una perspectiva nueva (hemisferio sur), que lógicamente se veía bastante mejor en el desierto que en cualquier ciudad.

_MG_5634

Nos metimos a la tienda, cerrando todas las pequeñas aperturas que tuviera la lona y la cremallera, y esperamos a la noche del desierto, pertrechados de mantas por si acaso.

Al final no hicieron mucha falta.

06 Oct

Namibia, capítulo 1: empezando con buen pie

Namibia está en el mismo rango de longitudes que Europa, por eso cuando miramos al mapa parece que está bastante cerca, e intuitivamente, si nunca hemos viajado en el eje de los meridianos, en lugar del de los paralelos, más habitual, pensamos que en unas pocas horas, 6, u 8 estaremos allí. Pero no, entre los vicios de las proyecciones cartográficas a las que estamos acostumbrados, y no contar con jet-stream, el vuelo (desde Londres, no Bilbao, y hasta Johannesburgo, no Windhoek), es bastante largo, unas 13 horas, lo que es más que la duración  de Europa a Japón, o algo parecido a volar de París a Los Angeles, o de Madrid a Santiago de Chile. Si a eso sumamos todos los vuelos accesorios (BIO-LHR, JNB-WDH), y las esperas, pues te juntas con un dia entero de aeropuertos y llegas a Windhoek con una mezcla de cansancio y fascinación por haber estado dos horas y pico volando por encima de un gran erial desértico que es por donde te vas a mover los siguientes días.

IMG_20160920_093943

El plan era sencillo, llegar al aeropuerto, formalizar visados, montar con un driver que nos llevaría hasta la empresa de alquiler de coches, coger uno de esos super todo terrenos con tienda de campaña en el techo y después de una noche de refresco y descanso, salir inmediatamente hacia Botswana, donde veríamos el gran delta del Okavango, durante 5 días, para volver a Namibia y seguir con las super visitas de este país.

Por la carretera el tipo nos señaló unos monos que andaban urgando en la basura, y pensamos que si podíamos ver monos en la carretera del aeropuerto, qué animales no veríamos en este viaje! No íbamos muy desencaminados, pero algo iba a torcerse de forma espectacular.

El driver nos dejó en la misma puerta de Camping Car Hire, una de las docenas de empresas de alquiler de todo terrenos que hay en Namibia, y una de las más famosas, quizá junto con Asco Car Hire. La empresa está regentada por unos alemanes, o descendientes de alemanes o algo por el estilo (luego alguien nos dijo que hablaban afrikaans, así que igual eran sudafricanos… ), lo cual, haciendo la reserva me daba cierta confianza, ya que las reservas en este país se hacen muy a lo salvaje, enviando el número de tarjeta de crédito, el cvc  y demás por email. Pero al llegar nos encontramos con que precisamente esa tarjeta de la que sólo nos faltó mandarles una foto, no servía para hacer la reserva. El motivo: no tiene los números en relieve y no la pueden pasar por la máquina de hacer copias en carbón. Cualquiera que lea esto se dirá, qué chorrada, se me ocurren mil soluciones a esa tontería, usar otra tarjeta, pagar en metálico, hacerle una foto a la tarjea para que se la queden, incluso a malas dejarle la tarjeta para que se la queden a modo fianza. Pues bien, absolutamente NADA valía. Resulta que en Namibia la mayoría de coches van sin seguro, y a eso hay que añadir que muchos de los conductores de coches alquilados son europeos y americanos que van como locos por las carreteras de tierra y tienen problemas con los coches. Por estas dos circunstancias, los seguros son muy estrictos y requieren una copia en carbón de la tarjeta para hacerse cargo de las coberturas en caso necesario. La cosa es que ninguno de los dos tenía otra tarjeta con números en relieve, y los alemanes, otrora fiables, se habían convertido en despiadados y fríos. No no no no no, no se puede, no os vamos a dar el coche porque no podéis asegurarlo. Si dejáis la tarjeta no sirve de nada porque el seguro no nos la coge. Es más, si vais a otro alquiler de coches os va a pasar lo mismo. Ok, deja que lo comprobemos nosotros, devuélvenos la pasta y santas pascuas. TAMPOCO. Porque para ello tendríais que haber cancelado la reserva 2 semanas antes. Así que allí estábamos, pintadísimos, sin coche, y con 1600€ menos en el banco. En Windhoek, una de las ciudades más feas que he pisado nunca, sin plan. Y con medio país reservado para dormir. A todo esto, los alemanes se comportaron como auténticos bastardos, que no sólo no mostraron nada de empatía con nuestra situación, si no que nos trataron bastante mal, que fue lo que peor nos sentó. Porque en los miles de mails que había intercambiado con la señora Rechter, sí que especificaba que tenía que llevar una de esas tarjetas. Y decía que si no cancelábamos con tiempo no nos devolvían la pasta. Pero no decía que si no cumplíamos nos iban a tratar como escoria.

En fin, nos fuimos con las manos vacías y tuvieron el detalle de llevarnos al hostel, que teníamos pillado por una sola noche. Allí conocimos a nuestro salvador, un namibio (aunque tenía pinta de egipcio) que estuvo peleando por teléfono, en persona y durante horas con la familia alemana, llamando a bancos, a la embajada, a abogados… Dijo que no podía ser y que o nos daban la pasta o el coche. Y el tipo se lo curró.

Así que nuestra primera tarde en Windhoek se tradujo en pánico, depresión, aceptación y finalmente búsqueda de soluciones. Fuimos a la empresa una vez más,  de la mano del namibio, y después estuvimos mirando alternativas. Primero intentando conseguir una tarjeta namibia que nos sirviera. Imposible, había que trabajar allí. Luego otras empresas de coches, para alquilar un coche al día siguiente!!! Estaba muy complicado. Finalmente decidimos que lo único que podíamos hacer era intentar conseguir la pasta, e intentar alquilar un coche en una AVIS o Herz, que según los alemanes nos podrían los mismos problemas, pero que yo sabía que no funcionaban así.

Buscamos un alojamiento en Windhoek para el día siguiente, ya que no íbamos a poder irnos, pero tampoco quedarnos donde el namibio, que estaba fully booked, y esa noche nos fuimos sin cenar, descompuestos, a la cama, y no dormimos prácticamente nada.

Al día siguiente, o en la continuación de la pesadilla que estábamos experimentando, fuimos de nuevo a Camping Car Hire, con el namibio salvador tomando notas y con cara de pocos amigos (algo que pareció que no iba a servir de nada, pero el caso es que ellos se pusieron bastante nerviosos con esta situación). Al principio nos dijeron que no se podía hacer nada, pero después de que yo suplicara, el namibio amenazara en afrikaans con juicios, y otras situaciones a cual más extraña e  incómoda (incluyendo la presencia de un supuesto banquero), la alemana se sacó de la manga un acuerdo que ya tenía firmado ella según el cuál nos devolvían prácticamente todo el dinero y se quedaban con una parte por las molestias de dejarles con el coche parado. Al margen del alivio del momento, en el que casi lloro, la clave aquí para ver lo miserables que eran estos tipos, es que tenían el acuerdo escrito y firmado, o sea habían pensado devolvernos la pasta, pero decidieron estirar el tema por si no lo peleábamos, y nos tuvieron una hora de tiras y aflojas hasta que nos lo entregaron.

Nos largamos de los muy desagradables Camping Car Hire, y fuimos directamente a AVIS, donde nos alquilaron un Toyota Corolla, lo único que les quedaba, sin ponernos ningún tipo de pega por la tarjeta. El Corolla no era un 4×4, y además habíamos perdido un día entero, así que por los dos motivos nuestra visita a Botswana se iba a pique, ya que varias de las cosas que queríamos ver allí requerían 4×4, y teníamos dos días enteros para entrar y salir del país, lo que nos dejaba un único día completo de estancia. Lo primero que hicimos fue ir a un garito de alquiler de equipamiento de camping, ya que nuestro coche de camping car hire incluía tienda, colchones, mesa, cocina, vajilla, cubiertos… y teníamos bastantes campings reservados, pero ahora sólo teníamos un Corolla. Esto limitaba bastante, ya que aunque no es un coche pequeño, tampoco cabían tantas cosas como en un todoterreno, así que nos limitamos a coger la tienda más pequeña, unas colchonetas suficientemente cómodas, y una caja con utensilios para cocinar y camping gas. Con eso y nuestras mochilas llenamos todo el maletero y buena parte de los asientos de detrás. Ahora sólo faltaba rezar porque las carreteras principales de Namibia no requiriesen 4×4.

Después aprovisionarnos de bártulos también nos aprovisionamos de comida y dinero efectivo en un mega centro comercial de la capital (los dólares namibios fueron imposibles de conseguir en Bilbao, donde sólo nos ofrecian rands sudafricanos, que por otra parte es moneda de curso legal en Namibia y está pareada con el valor del nambian dollar). Es curioso porque a cualquier sitio que vayas, por remoto y culturalmente diferente que sea, cuando entras en un super descubres que en realidad todo es lo mismo.

Nos fuimos a nuestro nuevo alojamiento provisional, el Windhoek urban camping, un camping en medio de la ciudad que está muy muy muy bien, es barato, y puedes dormir en tu coche o en tiendas que te ponen ellos, pero son tiendas con camas de verdad! Además tiene unas duchas al aire libre la mar de exóticas (no tienen techo), y una piscinita al lado del bar. Así que aunque era poco antes del mediodía nos fuimos un rato al camping a descansar ya que llevábamos prácticamente tres días seguidos sin dormir nada. Comimos el primero de una larga secuencia de almuerzos insípidos y abominables, y yo me eché un rato en la cama, aunque no duré mucho ya que al ser una tienda de campaña se calentaba muchísimo por el día.

Primer helado de las vacaciones, en Windhoek

Primer helado de las vacaciones, en Windhoek

Luego salimos a conocer Windhoek, algo que no habíamos planeado, pero ya que íbamos a estar atrapados aquí un día, pues aprovecharlo. A pesar de haber sido una excolonia alemana y luego británica, y de ser un país bastante turístico, en la zona central de la capital se ven muy poquitos blancos, y de hecho en algunas zonas daba la sensación de que los namibios no están muy acostumbrados a verlos. Estuvimos paseando por el centro viendo los escasísimos atractivos turísticos que tiene Windhoek, y después de visitar un infame mercado de artesanía en el que varios individuos de la tribu himba venden piezas de calidad y procedencia dudosa, fuimos a buscar un helado, para pegarnos algún tipo de placer después de los diversos incidentes de las últimas 24 horas.

En general, en Windhoek no hay nada, el mercado de artesanía de los himba es muy cutre, no tienen a los himba muy bien cuidados como podría ser esperable si no que les tienen apartados de forma casi marginal cubiertos con lonas de plástico azul y dando la sensación de que sólo están ahí por la pasta (que obviamente lo están, pero no tendrían por qué “dar la sensación de estarlo”). El último día descubrimos que había otro mercado que merecía más la pena, pero ya hablaré de él. Fuera de esto, es una ciudad fea, caótica, sin planificación y por lo que nos contaron, peligrosa.

Tiendas delux

Tiendas delux

En todo caso, teníamos que volver al camping ya que teníamos que planificar los días que no íbamos a estar en Botswana, porque 4 días más en Windhoek eran impensables. Allí, cerca del wifi, de la piscina, y de una cerveza Windhoek (pronunciado vindhuk), y después de probar un montón de opciones sin éxito, conseguimos alojamiento no demasiado caro en la reserva de Waterberg, una granja privada de unos alemanes que no tiene  mucha relevancia en las guías turisticas de Namibia, pero que pronto gozaríamos.

Pues tampoco se está tan mal

Pues tampoco se está tan mal

Se nos hizo de noche en la piscina, entre remojón, lectura, reserva, y cerveza, y decidimos salir a cenar al Joe’s Beer house, un tremendo garitazo en medio de la nada, obviamente pensado para turistas, pero que con todo era un goce. El sitio consistía de una gran explanada al aire libre con mesitas de paja, ambientación safari, y especializado en carnes de caza mayor, lo que en estos países llaman “game” (algo que descubrimos mucho después). Game significa algo así como “vida salvaje”, o sea todos los bichos que hay en el campo, pero en los restaurantes suele englobar generalmente a todos los derivados del antílope: springboks, kudus, impalas.. pero también cebras o ñus. Pues aquí básicamente tenían un plato con cada animal, aunque también tenían una cola absolutamente aberrante, y no habíamos reservado. Por primera vez en este viaje, tuvimos un golpe de suerte (buena), y nos propusieron sentarnos sin esperar la cola, si estábamos dispuestos a compartir mesa con otros dos que también lo estuvieran. Fue así, y nos sentaron con una pareja de suizos medianamente majetes (aunque con la manía que  les cogí cuando fui allí, tampoco les hice mucho caso). Lo mejor es que ellos estaban de vuelta del viaje, y nos contaron detalles interesantes, dónde ir, qué evitar, dónde quedarse más días de los previstos, y también nos dijeron que en general toda namibia se puede recorrer en un coche sin 4×4, que las carreteras están bien y sólo hay un punto en el que es obligatorio. Esto me alivió bastante, aunque luego se verá que no era exactamente cierto.

_MG_5614

El caso es que tras pincharnos un filete de kudu y otro de cebra, que están muy muy buenos, nos volvimos al camping a descansar de verdad. Al día siguiente había que salir pronto hacia Waterberg!

 

04 Mar

Calabacín en Caledonia, capítulo 7: De vuelta en Edimbur… AL PULMÓN!

Al levantarnos todavía estábamos pensando en las hazañas de Iñigoch de la noche anterior, pero tuvimos que sobreponernos para ir, antes de que fuera demasiado tarde, a hacer cola al castillo de Edimburgo para no comernos la oleada masiva de turistas.

dscf5930

Nos la comimos de todas formas. Era bastante pronto pero los turistas no defraudan y el castillo estaba hasta los topes. Cuando lo ves desde abajo el castillo parece grande, pero no gigante. Una simple fortificación en una colina. Cuando te dicen que hay que pagar 25 libras por entrar, te buscas el orificio de salida, ya que no es un sablazo, te perforan con una espada bastarda. O eso parece, pero resulta que el castillo es enooooooorme, y bien puedes pasar todo el día viendo salas, mini museos militares, de reyes, aposentos, etc.

dscf5933 dscf5934 dscf5935

El castillo es pues una visita interesante que nos llevó prácticamente toda la mañana y nos dejamos cosas por ver por puro agotamiento.dscf5937 dscf5938 dscf5940

Agotamiento y calor, hacía muuucho calor.dscf5942 dscf5943

A medio día comimos  un evidente plato de pasta (carbonara, of course) en un restaurante barato que pillamos por el centro donde todos los camareros y demás sabían castellano, y cuando acabamos nos fuimos al marys milk bar, una famosísima heladería en los bajos del castillo, que haciendo honor a su fama, soportaba unas colas de 20 o 25 minutos para comprar un helado.  Al menos estábamos en una de las zonas más céntricas de Edimburgo y había mucho ambiente y teatro callejero.dscf5944 dscf5945

Iñigoch disfrutó con su nuevo helado de la supuestamente mejor heladería de Edimburgo, en la que sí había chocolate (qué gusto volver a la civilización).  Y después nos fuimos a pasear por la vieja ciudad bajo un sol asfixiante. Vimos tiendas de gaitas, tiendas de kilts, tiendas de whisky, y vuelta a empezar, gaita, kilt, whisky. Todo era lo mismo. Hasta que siguiendo por la Royal Mile, llegamos hasta el parlamento escocés, donde estaría el famoso Salmond, independentista de proh, y que curiosamente está situado justo en frente del palacio de Holyroodhouse, de los reyes británicos. Pero bueno después de ver los museos militares del castillo tampoco sorprende mucho que votaran no en el referendum de independencia, hay un rollo de orgullo militar que se intrinca un poco con el servicio a la corona y blablabla, que tampoco da la sensación de un sentimiento mayoritario independiente, por mucha banderita que te pongan. dscf5946

Por la tarde volviendo asfixiados por el calor, hicimos una parada en el primark para comprarnos unas spare-t-shirts, ya que nos habíamos quedado sin ropa limpia, y fuimos a descansar un poco al hostel. Y por la noche llegó el desfile.

dscf5948

Uno de los grandes highlights del viaje era ir al Military Tattoo, un desfile militar musical en el castillo de Edimburgo, de las famosas marching bands. Algo muy muy anglosajón, en el que de hecho había multitud de miembros de maching bands americanas entre el público (algunas bandas enteras), algo que supimos porque el desfile tiene un animador que media hora antes del espectáculo va saludando a toda la gente del público que por una razón u otra sabe que están allí. El desfile básicamente consiste en bandas de música de ejércitos y otros cuerpos armados que tocan temas clásicos de forma muy muy bien sincronizada con sus movimientos. (Clásicos militares quiero decir, pero ya se sabe la frase de Groucho: la inteligencia militar es a la inteligencia lo que la música militar a la música. Pues eso).dscf5949

El desfile, como todo desfile militar, por muy musical que sea, no aporta gran cosa al espectador, salvo a aquellos que sienten ese orgullo militar del que hablaba antes (uno de ellos se sentaba a mi lado, un señor muy mayor que casi llora). Para todos los demás, añadían florituras de baratillo como hacer acrobacias en una moto o tocar temas de star wars con las gaitas. Sólo faltaban los palitos de luz.

dscf5950 dscf5952

También invitaban a miembros de otros ejércitos del mundo que hacían el canelo con sus armas y sus tambores. dscf5953 dscf5956

Y no podían faltar los fuegos artificiales, y como este año tocaba visita de Nueva Zelanda, pues qué menos que tocar temas del Señor de los Anillos.dscf5958 dscf5959

Las chicas que bailaban eran lo más alejado de los motivos militares, y por ende, lo  más interesante para el común de los mortales (de los que habíamos pocos, por otra parte)

dscf5962 dscf5964 dscf5968 dscf5969

Cuando el desfile acabó hacía un frío de mil demonios, pero no pudimos irnos sin despedirnos con otra super pinta, esta vez en un bar random de cerca de nuestro hostel, en el que también los camareros eran españoles.dscf5971

Al día siguiente salimos con calma hacia el aeropuerto, donde había que hacer multitud de compras de whisky y otros items. El viaje a pesar de lo relajado, había terminado siendo cansado.

dscf5972

Pero había que reponerse, en cuanto aterrizáramos empezarían las fiestas de Bilbao!

04 Mar

Calabacín en Caledonia, capítulo 6: William “puñales” Wallace

Amanecimos en aquel hostel international perdido de la mano de dios y después de un desayuno rápido nos largamos a algún sitio que no estuviera tan incivilizado.  Nuestro destino era el parque natural de Trossachs, un gran complejo de lagos y bosques que ocupan todo el centro de Escocia.

Lo primero que nos sorprendió del parque natural fue la extrema quietud de las aguas de los lagos, que parecían auténticos espejos.  Lo segundo, la ausencia total de turistas. Era un entorno y un paisaje espectacular, con miles de rutas, y hacía un día perfecto. Con todo a favor y miles de turistas dando vueltas por Escocia, ni uno estaba por aquí.

dscf5909

En cualquier caso, cogimos una de las múltiples rutas que había y nos fuimos a dar un paseo por los lagos.

dscf5912

dscf5916

dscf5917

Para media mañana fuimos a Loch Lommond, el más famoso de los lagos de esta zona, que además contaba con una playa en la que había miles de chavs almorzando, con familias ingentes de niños gordos y rosas. En este lago había mucha menos paz ya que además de los escoceses rosados había lanchas, motos de agua, y barcos. Era una especie de mini-salou en una sección de 300 metros de playa de un lago en un bosque recóndito.

2016-08-16 12.22.16

dscf5918

Habíamos pensado comer allí, pero el ambiente no era muy acogedor en la playa, y en los merenderos había hordas de familias haciendo parrilladas y llenándolo todo de humo y grasa en suspensión. Así que nos fuimos a Stirling, que era nuestra última parada antes de Edimburgo, conocida por la afamada batalla de William Wallace.

dscf5921

Hay que decir que Stirling es un pueblo bonito. Está en una colina que domina un enorme valle que es donde probablemente tendría lugar la batalla. Curiosamente en lo alto de la colina había una iglesia y un cementerio. Muy batallil todo.

En la parte baja comimos nuestros bocatas cutreibols de chorizo, mientras teníamos una animada discusión sobre si “creo que sí” es lo mismo que “creo que no”. Yo defendía que si la expresión “creo que sí” se refiere a recordar algo, o sea, equivale a “no me acuerdo exactamente pero me parece que era sí”, es esencialmente lo mismo que decir “creo que no” (obviamente si la expresión se refiere a tener una creencia o una opinión, no se puede establecer esta analogía (“crees que el verde es bonito?””creo que sí”, ahí NO)). Iñigoch decía que ni pa dios era lo mismo. Pero yo tenía razón. :D

dscf5922

dscf5923

Después de tener la barriga llena nos fuimos a ver las estatuas de Robert The Bruce, auténtico héroe de todas las historias escocesas, que estaba en el centro de Stirling, y posteriormente el über-monumento de William Wallace, que está a tomar por saco y hay que ir en coche. Si bien hay que decir que el monumento es mucho más grande.

dscf5925

dscf5926

De hecho se ve desde la distancia (desde mucha distancia) y el de Robert no.

dscf5927

dscf5928

dscf5929

Como había que pagar y somos unos ratas (especialmente yo), no entramos. Tampoco creo que nos perdiéramos gran cosa. En cualquier caso una de las cosas más destacadas son las vistas, ya que este monumento se encuentra en otra colina en frente de la anterior, y proporciona unas vistas excelentes del valle y de la colina principal de Stirling. Como hacía un día fetén pues la gozamos (aunque la subida hasta la torre fue una palicilla bajo el calor de la tarde)

Después de monumentear, nos fuimos hacia Edimburgo, donde nos alojamos en un nuevo hostel international, pero este con gente más normal, y con acceso al wifi y esas cosas que suelen ser básicas. Y tras un refresco y puesta a punto salimos a dar un garbeo por el centro y cenar, acabando en el restaurante de Jaimie Oliver, donde volvimos a cenar pasta carbonara. Increíblemente, habíamos comido 5 días fuera de casa y los 5 habíamos pedido pasta carbonara los tres. Parece que era lo único que Escocia podía ofrecernos. En el de Jaimie Oliver la pasta estaba muy rica.

Después salimos hacia la zona de meneo de Edimburgo, en la que había bastante ambiente ya que era viernes, y nos metimos en un bar irlandés con música en directo y cienes y cienes de estudiantes que estaban dándolo todo. Allí tomamos unas buenas pintas con música en directo e Iñigoch puso en marcha su imparable maquinaria de seducción basada en miradas. Cuando quisimos darnos cuenta, Unaigh y yo estábamos solos en nuestra mesa mirando ojipláticos como Iñigoch estaba muy entretenido con una escocesa de la mesa de al lado.

Nos fuimos a casa mirándonos confundidos, intentando entender cómo sólo con unas miradas Iñigoch, from now on known as “The Fucking Meister”, había… bueno… que a dormir.

 

04 Mar

Sugar Free January: S01E04 Season Finale no-fake one link

Ya estaba tardando en poner el final de mi experimento sin azúcar, que acabó hace casi un mes.
El mes concluyó con un asalto a las barras de chorizo y lomo salmantinos que tenía guardadas desde navidad y que me han durado menos de 15 días. Al día siguiente, y de hecho la semana siguiente entera, comí todos los días macarrones con tomate, el grandísimo ausente de mi mes, y lo único que realmente acabé echando en falta. En cuestión de peso, algo colateral, perdí unos 3 kilos a lo largo del mes, si bien no sé si pueden ser enteramente achacables a quitarme ciertos alimentos o también tiene que ver las palizas que me he dado subiendo muebles a mi casa nueva.
En lo que más me interesaba de todo este asunto, he descubierto algunas cosas:

  • Los días siguientes a terminar el mes, probé un par de cosas muy dulces y me desagradaron bastante. Un mes después ya me he reacostumbrado al azúcar y no hay nada que me parezca desagradablemente dulce. El primer colacao que me tomé no me agradó demasiado, pero  ya he vuelto a tomar colacaos normales (en mi caso normal es 50% colacao, 50% leche) de vez en cuando.
  • He estado este mes posterior prácticamente sin comer pan durante la comida, algo que antes comía compulsivamente mientras esperaba de plato en plato, y que me quité durante el sugar-free. Ahora eso se ha reducido (hasta casi 0 al principio, pero va pasando el tiempo y voy recayendo en comer pan como un tonto, aunque esto voy a intentar contenerme)
  • Me he quitado las palmeras de media mañana definitivamente. No tengo que resistirme a la tentación porque directamente no me apetecen.  También he quitado las chiquilín del desayuno y el azúcar de cualquier tipo de infusión, a las que me he acostumbrado ya au naturel. 
  • En general creo que como un poco mejor que antes del mes sin azúcar, aunque este mes como he compensado un poco el ansia, he comido infinidad de macarrones y chorizo y lomo, así que ha sido un mes un poco gordo.
  • Igual relacionado con lo anterior, he de decir que he recuperado el peso que perdí en el mes sin azúcar, y esto tomando mucha menos azúcar y sin bollería industrial ni galletas… Pero claro he metido grasaza e hidratos por un tubo y tampoco  he hecho mucho ejercicio. Veremos si a partir de ahora la cosa se estabiliza.

En general, me parece que ha sido una buena experiencia y me ha ayudado a quitar algunos vicios tontos como echar azúcar a las infusiones, comer mucho pan para rellenar, o comer una palmera cada día, que es un poco salvaje.  Como era de esperar el tema de perder peso era coyuntural, así que no es una buena manera de perder peso a menos que aspires a mantener esa dieta siempre, lo cual es una locura! siempre sin macarrones con tomate? buf…

 

02 Feb

Sugar Free January: S01E03

Tres semanas, tres, de ausencia de azúcar, y ya lo veo como algo normal. Esta última semana no he tenido ningún ansia viva y de hecho creo que voy a seguir con algunos de los nuevos hábitos cuando acabe el mes. Lo que más echo en falta es comer macarrones con tomate cuando alguien lo pide en un restaurante a los que voy a comer entre semana. Bien es cierto que este fin de semana ha sido muy raro porque he estado de mudanza y no sé si en un fin de semana normal habría sufrido más por el chocolate. Pero gud pint.

Por otra parte, la semana pasada me hicieron análisis de sangre en el curro, (ha cuadrado así, lo cual está muy bien), y he visto que mi nivel de glucosa ha bajado ligeramente (muy ligeramente) respecto al año pasado, y sigue manteniéndose dentro de los niveles correctos. Lo demás lo tengo muy parecido al año pasado, y lo que más ha cambiado ha sido una subida algo más significativa del colesterol bueno (HDL), que siempre he tenido en niveles muy bajos (incluso por debajo del umbral), y una bajada también significativa del colestorl malo (LDL), que si bien siempre lo tengo bastante bajo, pues este año más. Esto se lo achaco directamente a la supresión de las palmeras, que azúcar no sé, pero grasazas tóxicas, todas.

En poco más de una semana acabará mi experimento y pondré peso y resultados generales, así como la experiencia de volver a tomar algo dulce, que por lo que he leído no siempre es satisfactoria.

26 Ene

La Filosofía es la madre de la Cienc… de TODO

Si todos los caminos llevan a Roma, todos los enlaces de Wikipedia llevan a Filosofía!

Enredando por ahí he encontrado esta página en la que eliges un idioma, pones un término en ese idioma, y te dice la ruta de enlaces que llevan al artículo de filosofía. En teoría se puede hacer a mano pinchando el primer enlace que sale en cada caso, pero parece que la definición de “primer enlace” es un poco flexible, ya que a veces coge el primer enlace del texto, a veces el primero en una imagen, a veces el primero que no esté dentro de paréntesis (todos los de desambiguación  y los de etimología suelen quedar fuera).

Aquí pongo unas búsquedas que he hecho yo

 

xefer

Lo más lejos que he encontrado es “John Benjamin Toshack”, que ha tenido que hacer un buen número de saltos (incluyendo “ICBM”!! que a su vez derivaba de “Táctica”!!! [Wow, that escalated quickly!] Para llegar de JB Toshack a Filosofía hay que pasar por misiles balísticos intercontinentales).

Al final todos pasaban por “Ciencia”, que lleva a “Filosofía” con saltos curiosos como “Cuevas de Altamira”. Lo cual me ha hecho plantearme si realmente a donde conducía el asunto era a Ciencia y luego de ahí puedes seguir saltando hasta donde quieras. Pero no, he encontrado una entrada que no pasa por “ciencia”, y llega en sólo tres saltos a “Filosofía”: “MISS UNIVERSO”.

Me ha parecido muy bonito que para llegar de “Ciencia” a “Filosofía” tenga que pasar de alguna manera por “Arte” o “Artista”

En cualquier caso un experimento muy curioso que deja a John Toshack muy lejos de la filosofía :D

25 Ene

Sugar-free january, S01E02

En episodios anteriores…

ffffwwwoss…
-No comas ese pan! podría tener azúcar!

fwoollllsss
-En serio te vas a pinchar esa palmera de chocolate delante de mí?

fwloaooss
-Me compraré unos cacahuetes de la máquina… un momento… también… tienen…NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Semana 2
La semana 2 de mi mes sin azúcar ha transcurrido bastante bien. Entre semana no he echado en falta nada, y comer sin pan no ha sido un problema como lo fue la semana anterior. Las cenas son un poco más ligeras (aunque ahora como queso, que no es que ayude), y a pesar de haber pasado por una situación de gran estrés el jueves, llevo ya dos semanas durmiendo del tirón todos los días (algo poco habitual en mí).

U uuu pan azúcar at last!

U uuu pan azúcar at last!

Descubrí en el BM un pan que no llevaba azúcar, y en la máquina del curro unos maíces que tampoco llevan (ni azúcar ni dextrosa o similares, que vienen a cumplir la misma función). Éstos solo tienen abundancia de sal, a la que habría que dedicarle otro mes. Del pan ese comí un día y los maíces otro día que se me olvidó el plátano. He comprado también nueces y cacahuetes con cáscara, sin procesar (que son super baratos y ricos) y las nueces menos, pero los cacahuetes me están ayudando a salir del paso en los momentos de vicio.

El 5'ribonucleico de disodio era un poco inquietante, pero azcúcar no es.

El “5’ribonucleótidos de disodio” era un poco inquietante, pero azcúcar no es.

Hablando de esos momentos, el fin de semana ha sido el único momento en el que lo he notado. Estoy de mudanza y el viernes me pegué una buena paliza a bajar cajas y trastos de mi quinto sin ascensor (por cierto sin notar flaqueo de fuerzas en ningún momento a pesar de subir los 5 pisos unas 15 o 20 veces, casi todas corriendo). Pero cuando llegué a casa por la noche necesitaba TOXINA. El cuerpo me pedía una pizza o una hamburguesa o algo muy gordo, que en otro caso me habría metido sin dudar. De hecho, descartadas las pizzas, que por el tomate y masa están fuera, las hamburguesas en realidad pueden estar dentro, el problema es el pan. Estuve un rato buscando en just-eat algún sitio que me mandara algo gordo a casa y que no tuviera posibilidades de tener azúcar. Al final me rayé y cené lo de siempre: fruta, pan de serrín, algo de queso y dos ensaladas, una normal y otra de espárragos (las pongo por separado porque me gustan con dos niveles de vinagre). El sábado me pasó algo parecido. Después de una semana sin tener ningún tipo de apetito de algo explícitamente dulce, al levantarme el sábado quería un colacao con galletas. Lo necesitaba. Es algo que sólo tomo de vez en cuando, ya que mi “receta” del colacao es media taza de colacao y media de leche, así que me queda espesito (y muy muy gordo), aparte de incitar mi apetito de galletas, pudiendo llegar a terminarme un paquete entero. Me costó bastante negármelo, pero al final pude. A la hora de comer lo mismo, acabé de comer y tenía un ansia brutal de comer chocolate. Me sorprendí negociando conmigo mismo (este finde he estado solo en casa) “Bah, por comer unas onzas ahora no arruinas el mes sin azúcar y te quitas el ansia”. Al final ataqué a los cacahuetes y más o menos aplaqué el ansia, pero fue una de las más intensas desde que he empezado el rollo este. El domingo hice otra sesión de bajar cajas bastante intensa, pero como hice una comida contundente (un guiso de costillas), no me quedé con ganas y de hecho casi no cené.

Volviendo a la normalidad, el lunes ya no he echado en falta NADA ni el pan ni el postre dulce.

Creo que la cosa va por buen camino, y lo mismo cuando pase el mes me he quitado el pan de los vicios, y el azúcar del té, que ya me está empezando a gustar sin nada.

En materia de peso, que como ya dije no es la cuestión central, pero en todo caso está bien controlarlo, mi báscula (que no chuta muy bien), me ha dicho esta mañana que estoy en los 75.8, frente a los 79.2 de la semana pasada. Me extraña infinito haber perdido 3.4 kilos en una semana, no me fío de la báscula, pero en cualquier caso creo que sí podría decirse que hay una tendencia a bajar. Veremos la semana que viene.

Top